Seguidores

lunes, 10 de julio de 2017

Juvevil de Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)

Juvevil de Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)

Juvevil de Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)

Juvevil de Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)

Juvevil de Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)

Juvevil de Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)

Juvevil de Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)

Juvevil de Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)

Juvevil de Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)

Juvevil de Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)

Juvevil de Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)

Juvevil de Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)

Juvevil de Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio)

Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio) El pequeño y grácil alcaudón dorsirrojo es un habitante característico de las campiñas del tercio norte peninsular, donde frecuenta setos, bardales espinosos y lindes de bosque. Se trata de una especie estival en nuestro territorio, donde se reproduce —bastante tardíamente, pues las puestas tienen lugar entre mayo y junio— tras una larga y compleja migración desde sus áreas de invernada en África oriental y del sur. Descripción y Clasificación Orden Passeriformes; familia Laniidae Longitud 17 cm. Envergadura 24-27. Identificación Como el resto de los alcaudones, se distingue de otros pájaros por su voluminosa cabeza con antifaz, su larga cola y un pico con el extremo sutilmente ganchudo. El macho tiene la cabeza de color gris ceniza y las alas, el dorso y el obispillo de color pardo castaño. Las hembras son muy similares, aunque con la cabeza teñida de colores ocres y el pecho finamente barreado de marcas pardas. Los jóvenes son pardos, con el antifaz débilmente marcado y el pecho notablemente barreado. Se parecen mucho a los juveniles de alcaudón común, aunque los alcaudones dorsirrojos poseen varios rasgos diferenciales. Entre los más fácilmente apreciables destacan su obispillo pardo rojizo y la ausencia de una distintiva mancha blanca en la base de las plumas del ala. Canto En situación de alarma, el alcaudón dorsirrojo emite chasquidos similares a los de las currucas: tahtt-tchat-tchat. El canto es más elaborado, pero poco melodioso. Combina distintas notas muy cortas, que recuerdan a los trinos de aláudidos y fringílidos.

1 comentario:

Julio Martin dijo...

precioso el entorno donde has conseguido fotografiarlo